RamaGheerawo_interview copia

Rama Gheerawo, director del Helen Hamlyn Centre for Design – Royal College of Art (Londres)

Diseñar de manera inclusiva no corta las alas, las hace crecer. Proporciona inspiración e imaginación creativa”

Miembro del equipo que dirige el centro de investigación especializado en diseño inclusivo por excelencia y profesor en la materia en el Royal College of Art, su trabajo gira entorno a la transferencia de conocimiento hacia el mundo empresarial. Se enorgullece cuando comprueba el impacto de su labor, ya sea a través de alumnos convertidos en profesionales con visión inclusiva o de empresarios que consiguen hacer crecer su negocio hasta un 30% anual gracias al diseño inclusivo.

P.- ¿Cómo incorporáis el diseño inclusivo en vuestra organización?

R.- Nuestro modelo de negocio está basado en el diseño inclusivo desde que nacimos, en 1991. En ese momento no era tan atractivo y fue un auténtico reto implicar a la gente y las empresas. En los últimos veinte años hemos visto un interés creciente por parte de los sectores público y privado, y también de la gente. El diseño inclusivo y la accesibilidad están en el centro de todo lo que hacemos: proyectos, investigación, acontecimientos, talleres, formación…

P.- ¿Cuál es el sector clave para el desarrollo del diseño inclusivo?

R.- Se da una dinámica muy interactiva: de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. Especialmente en las empresas, va de arriba hacia abajo, de los directivos a los trabajadores, pero esto funciona hasta cierto punto. Es necesario enraizarlo en la comunidad, pero trabajar solo con la base también tiene límites. Hacen falta las dos líneas y añadir, además, las horizontales: de lado a lado y de delante hacia atrás. Nuestra filosofía es que son necesarios los 360 grados. En los siete años que llevamos haciendo talleres he visto una gran receptividad y muchas ganas por parte de todo tipo de alumnos: empresas grandes y pequeñas, funcionarios públicos, administración… El diseño inclusivo se entiende como una nueva manera visionaria de cambiar las cosas. Es un camino para romper moldes mentales, porque todo el mundo dice que quiere ser innovador pero poca gente está dispuesta a hacer el esfuerzo que hace falta para cambiar.

P.- ¿Qué les dice a los estudiantes que piensan que el diseño inclusivo les corta las alas?

R.- Tenemos más de 160 casos de estudio de empresas que han incorporado la visión inclusiva y a los alumnos siempre les planteo el diseño como una manera de relacionarse con la gente. Implicarse y diseñar para las personas significa hablar con ellas, escucharlas. El gerontólogo Bernard Isaacs dice: “Si diseñas para los jóvenes excluyes a los viejos, mientras que si diseñas para los viejos incluyes a los jóvenes”. Diseñar de forma inclusiva no corta las alas, las hace crecer. Proporciona inspiración e imaginación creativa. Cuando los estudiantes salen a hablar con la gente siempre aprenden cosas. El diseño inclusivo es uno de los grandes movimientos de futuro porque ayuda a centrarse en el usuario, y quien no le preste atención se quedará atrás. Las grandes empresas se benefician de ello porque aprenden sobre los clientes, surgen oportunidades para innovar, mientras que los diseñadores pueden influir en el comportamiento de la gente. Yo les pregunto: ¿quieres hacer algo más bonito y funcional, o quieres marcar la diferencia?.

P.- ¿El diseño gráfico tiene la inclusión lo suficientemente presente?

R.- Se tiene que poner al día. Es importantísimo porque a menudo el primer contacto con un servicio o producto es la interfaz, la parte gráfica. Está por todas partes y hay mucho por hacer.

P.- ¿La publicidad y el marketing son agentes de cambio en la construcción de la realidad?

R.- Ahora la publicidad no vende prestaciones, vende un estilo de vida. El diseño inclusivo necesita un esfuerzo comunicativo y nosotros investigamos acerca de cómo venderlo, cómo hacerlo más humano, más cercano a la gente. El diseño gráfico y el marketing tienen la llave porque trabajan sobre el subconsciente.

P.- ¿Cómo convencéis a las empresas para abrir los procesos de diseño al usuario?

R.- Es muy importante como presentes las cosas, como las mencionas y como las vendes. A mi no me importa cambiarle el nombre al diseño inclusivo y adaptar el vocabulario a cada público, siempre y cuando se mantenga la filosofía. A veces no hace falta hacer referencia explicita al diseño inclusivo; tenemos una gran cartera de casos prácticos y a veces no se trata de dar un buen producto a la empresa, sino de cambiar sus procesos y su sistema de valores. Generamos conocimiento y lo ponemos en un formato accesible y a disposición de cualquier persona para que le saque partido; en todas las empresas hay un “lobo solitario” que cree en el diseño inclusivo, y nosotros debemos ayudarle.

Enlace a la web de Helen Hamlyn Centre for Design aquí

Obra original: Zoltan Bela, WWII helmet, 2014, nickelled with chrome plating, buzzard wings, 66 x 55 x 44 cm, courtesy of Anca Poterasu Gallery

Si te ha resultado interesante esta entrevista nos gustaría que nos ayudárais a difundirla a través de vuestras redes sociales.