ManelMarti

Manel Martí, director de la Asociación Discapacidad Visual Cataluña B1+B2+B3

“Hace falta formación para todo el mundo, desde niños, en el respeto y el conocimiento de las discapacidades”

Después de casi dos décadas luchando para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad, reconoce los grandes avances de los últimos años pero no baja la guardia. Reclama, sobretodo, formación: de todo el mundo y desde pequeños. “Si todos los niños supieran qué es la discapacidad y visitaran nuestro Museo de los Sentidos, el avance sería brutal. Estos niños después serán diseñadores, funcionarios, empresarios…”. Lo considera una cuestión de respeto a la diversidad.

P.- ¿Qué importancia le das al diseño inclusivo y a la accesibilidad en la comunicación?

R.- Cuantas más barreras eliminemos, más facilitaremos la vida a las personas ciegas y con baja visión. Si tenemos información podotáctil, táctil o auditiva, mejor. Hay estadísticas que dicen que un 80% de la información que llega a los seres humanos es visual, ¡imagínate todo lo que tenemos que sustituir con los otros sentidos! Por eso damos apoyo a cualquier proyecto que signifique formación y asesoramiento, porque queremos cambiar la filosofía de la sociedad, romper las barreras mentales, cambiar el chip de la gente.

P.- ¿Cómo valoras la situación en Cataluña y concretamente en Barcelona?

R.- He viajado bastante y, al menos con la ciudad de Barcelona, no hay comparación posible. Aquí hay muchos teatros, óperas y museos adaptados y accesibles. En cine estamos más atrasados, pero hay información oral en los pasos de peatones, los autobuses y los metros. Se continua cometiendo errores –como folletos con la letra pequeña o en el Paseo de Gracia, donde los ciegos no sabemos si estamos en la acera o en la calzada- y hace tiempo que le pedimos al Ayuntamiento una nueva rotulación de las calles, pero en los últimos años se ha avanzado mucho, aunque más lentamente de lo que pedimos. Con la nueva ley de accesibilidad estamos bastante contentos; es muy generalista y hará falta desarrollar el reglamento, pero nos gusta.

P.- ¿Qué papel juegan los medios de comunicación y la publicidad? ¿Las personas con discapacidad os sentís representadas?

R.- Ahora estamos en medio de la vorágine del cambio de mentalidad y el papel de los medios es fundamental. Consiste en facilitar la vida a las personas y el diseño tiene que servir para ir introduciendo conceptos, formación… El audio que aparece en TV3 diciendo “esta película está audiodescrita para personas ciegas”, por ejemplo, ha tenido un efecto brutal. Ha significado una revolución para que la gente sepa qué es la audiodescripción.

P.- ¿Las empresas son conscientes de las oportunidades que representan la accesibilidad y el diseño inclusivo?

R.- Hace 50 años los discapacitados se escondían en casa y hoy en el mundo laboral todavía tenemos cifras aterradoras: el 95% de los enfermos mentales y el 60-70% de los discapacitados físicos están en el paro. Las empresas no conocen ni las capacidades de estas personas ni las ventajas fiscales, económicas, etc. de contratarlas. La lucha es continua y falta mucho para que nos tengan en cuenta como clientes. A nivel público estamos mejorando, pero a nivel privado, con rarísimas excepciones, se desconoce la realidad.

P.- ¿Qué hace falta hacer para avanzar hacia el nuevo modelo social de la diversidad?

R.- Primero, formación para todo el mundo para mejorar la convivencia. Todos los niños tendrían que tener conocimientos básicos al terminar primaria y más amplios al terminar la ESO: saber qué es una discapacidad mental, como acompañar a una persona ciega… sin prejuicios ni estigmas. A los niños se les tiene que explicar que en este mundo hay de todo: gente de diferente sexo, diferente piel, diferente religión y diferentes capacidades. Harán falta siglos para conseguir una sociedad donde se respete todo con normalidad, pero está demostrado que cuando a las personas con discapacitad se les da oportunidades, salen adelante; la universidad es un ejemplo, aunque la inserción laboral falla.

P.- ¿En qué medida son corresponsables los diferentes actores que intervienen?

R.- La Administración tiene que hacer leyes y hacerlas respetar, cosa que no pasa con la LISMI o las páginas web. Los diseñadores tienen que ver que cambiar el chip es posible y positivo. Las empresas tienen que estar más informadas y, sobretodo, hace falta formación. Si la Generalitat aprobara lo que hemos planteado a la Conselleria d’Ensenyament para que todos los niños conozcan la discapacidad y visiten nuestro Museo de los Sentidos, el avance será brutal. Estos niños serán diseñadores, funcionarios, empresarios…

Image: “Tell me how I can help” 2012, Sonia Ciriza y Miguel Ayesa. Sketchbook Project 2012, un proyecto de arte colectivo organizado por la Art House Co-op  de Brooklyn.

Si te ha resultado interesante esta entrevista nos gustaría que nos ayudárais a difundirla a través de vuestras redes sociales.