IMG_0741

Gemma Pifarré, Jefa del Área de Promoción de la Accesibilidad y de Supresión de Barreras de la Generalitat de Catalunya

“La ley de accesibilidad es el marco jurídico a partir del cual debemos poder atender la inclusión de todas las personas”

La responsable de las políticas de accesibilidad en Cataluña tiene hoy entre manos el desarrollo de una ley que establece las condiciones mínimas para que los espacios públicos, los servicios, los transportes y las comunicaciones se adapten a las personas con discapacidad. Fue aprobada por unanimidad en el Parlamento en octubre del 2014 y actualmente el área que dirige Gemma Pifarré trabaja en el decreto que la desarrollará para facilitar la autonomía, la igualdad de oportunidades y la no-discriminación de las personas con diversidad funcional.

P.- ¿En qué punto estamos en relación con la normativa?

R.- La ley es el marco jurídico para que la accesibilidad se desarrolle lo máximo posible. Es necesario entender la inclusión de todas las personas y es un asunto que irá a más. Ahora tenemos la base que debe permitir ir avanzando a través de diferentes decretos. Una ley como esta genera controversias porque el colectivo de discapacitados y los empresarios no lo ven del mismo modo, pero es un punto de partida viable. Desde el Área estamos resolviendo muchas consultas -de arquitectos, ingenieros, comunidades de vecinos, técnicos de ayuntamientos…- y tenemos un borrador de decreto que es necesario adecuar a la nueva ley. En relación al Código de Accesibilidad de 1995 será más extenso porque se añaden asuntos relacionados con la comunicación, edificación, urbanismo, productos y servicios…

P.- ¿Se creará un sello que acredite las buenas prácticas en el campo del diseño para todos?

R.- Los sellos de buenas prácticas son un incentivo y es un aspecto que tendremos que desarrollar. Sirve para que se visualice el hecho de ir más allá de cumplir unos mínimos, esto debe hacerlo todo el mundo.

P.- ¿Cataluña puede ser precursora en accesibilidad y convertirse en referente internacional?

R.- Podemos serlo y, de hecho, ya somos los primeros. Tenemos tradición en este terreno, fuimos la primera comunidad en desarrollar un decreto, en 1984. Las entidades de discapacitados han tenido mucho que ver, sin ellas no se hubiera dado este paso tan novedoso. Las normativas han quedado en segundo plano porque es un tema que no siempre se tiene lo suficientemente presente, pero que recoge también el Estatuto de Cataluña.

P.- ¿Qué factores pueden contribuir para avanzar hacia un nuevo modelo social de la diversidad?

R.- Cada vez hay más personas con diversidad funcional: gente mayor, personas que han sufrido accidentes, personas con enfermedades degenerativas… Los cambios demográficos y el envejecimiento activo serán sin duda un elemento importante: hoy alrededor de un 15% de la población son personas más grandes de 65 años, y en 2020 representarán un 20%.

P.- ¿Estamos lo suficientemente preparados? ¿Qué peso tienen los medios de comunicación?

R.- No todos están preparados, deberíamos empezar a formar y reciclar a los profesionales. La difusión tiene un peso importantísimo, pero tenemos que abordar la formación en las universidades, tanto de los alumnos como de los profesores. Arquitectos, ingenieros, diseñadores, interioristas… Ya estamos trabajando con la universidad para que la accesibilidad se visualice, ahora mismo hay un gran desconocimiento.

P.- ¿El tejido empresarial está en línea con todo este fenómeno?

R.- Las empresas están en línea porque existe la norma. El sector turístico está tomando conciencia y los inspectores están haciendo cumplir la norma, pero no siempre es sencillo. El edificio nuevo puede construirse fácilmente de forma accesible, pero la transformación de un edificio antiguo, con todas las prestaciones y modernidades, es complicado.

P.- ¿Qué podemos esperar en los próximos años?

R.- El objetivo es que los entornos físicos y comunicativos sean accesibles a todo el mundo. No se puede hacer de un día para el otro y siempre habrá cosas que no podrán ser, pero se tiene que ir avanzando. La gestión de la accesibilidad es importantísima: saber a donde puedes llamar, donde puedes obtener lo que necesitas… Y la formación también, es necesario formar desde las universidades y los técnicos para que conozcan la accesibilidad y la dirijan, la integren. Queremos hacerlo de forma sostenible, pero como las hormigas: sin parar.

Obra original: “Contes” 1986,  Joan Brossa

Si te ha resultado interesante esta entrevista nos gustaría que nos ayudárais a difundirla a través de vuestras redes sociales.