pdp658ct13-60x60-cecil.touchon-web ok copia

Fernando Alonso, director de Acceplan

“Los estudios de accesibilidad se han centrado en los costes de mejora y han olvidado los beneficios, que son para todos”

Economista de formación, redactor de documentos como el “Plan Nacional de Accesibilidad 2004-2012” y experto de la accesibilidad con casi veinte años de experiencia, promueve el nuevo paradigma de la diversidad desde la consultora Acceplan, fruto del cruce de su actividad académica sobre sistemas de valoración de los bienes públicos con el desarrollo de entornos accesibles e inclusivos. Con una perspectiva abierta e integral, reivindica la transversalización de la diversidad para alcanzar el máximo impacto social sin necesidad de que las personas con discapacidad tengan que ejercer como tales para que se las tenga en cuenta.

P.- ¿Cómo incorporaste los planteamientos de la accesibilidad en tu actividad profesional?

R.- En la empresa donde trabajaba recibimos una demanda de personas con discapacidad para promover una cooperativa de viviendas de uso universal y junté la idea con la valoración de bienes públicos, mi campo de estudio en la UAB. Me pregunté porqué las viviendas no se hacían más accesibles y me di cuenta que habían muchos estudios sobre los costes de mejora de la accesibilidad, pero nada sobre los beneficios. Considerando la accesibilidad como un bien “sin mercado”, con miles de encuestas vimos que el beneficio percibido de la accesibilidad es de un 12%, mientras que el incremento del coste es del 4%. Hay un excedente social que no se estaba teniendo en cuenta. Acceplan nació como spin-off vinculada a la UAB y la perspectiva se ha abierto a nuevos colectivos, como la gente mayor. Hemos pasado de la accesibilidad física a la integral y de los enfoques tradicionales (edificación, espacio público, transporte, etc.) a una visión más horizontal.

P.- ¿Está preparada la sociedad para el nuevo modelo de la diversidad? ¿Hay suficiente compromiso y formación entre los profesionales?

R.- Con el boom inmobiliario se ha perdido una gran oportunidad, ahora nuestra gran esperanza es el envejecimiento activo. La gente joven está abierta a nuevas posibilidades y ser sensible a temas sociales da más sentido a la capacitación técnica. En este país no es fácil dedicarse a la accesibilidad porque grandes actores tienen el poder y no hay libre competencia real. El Estado y las instituciones han cedido la gestión de la accesibilidad y, en nuestro caso, la salida a la inversión que hemos hecho en know-how y experiencia está fuera de España.

P.- ¿Qué papel juega el diseño en la calidad de los proyectos accesibles?

R.- El diseño funcional, universal y sostenible es la base de una buena resolución de los problemas de gestión del entorno. Siempre y cuando la concepción no sea puramente finalista en términos de estética, el diseño determina muchísimo la calidad. Pero no tenemos que caer en la accesibilidad vistosa frente a la accesibilidad efectiva: como ahora está en boga, a menudo falta seriedad, estudios, criterios científicos…Se gasta mucho dinero sin saber muy bien para qué y para quién, con procesos de prueba y error innecesarios o repetición de patrones no muy investigados. Se debe continuar estudiando y reeditar siempre el análisis en términos de necesidades.

P.- ¿Las leyes son instrumentos útiles? ¿Cómo repartirías la corresponsabilidad entre los diferentes actores?

R.- A veces el cambio necesita coerción, no hay más remedio. El problema es que se hacen leyes con demasiada facilidad, en función de intereses electoralistas, y se olvida que se deben llevar a la práctica. La responsabilidad es compartida, pero la acción pública tiene que marcar la pauta y hasta ahora ha tendido a desentenderse. Si todo el mundo tuviera claro el concepto y diseñara de manera inclusiva no harían falta parámetros, pero no es así y la norma debe establecer unos mínimos. Las personas nos somos conscientes de nuestro ciclo de vida: a todos nos pasa algo, todos nos hacemos mayores… Me gustaría una sociedad donde no hiciera falta “ejercer de” para ser tenido en cuenta, sino que todo fluyera de manera mucho más natural. No tendría que ser necesario un lobby potente, haría falta transversalizarlo a nivel social.

Imagen: PDP658CT13 – 60×60 inches – acrylic over paper in birch panel. Obra de Cecil Touchon

Fernando Alonso presentó el pasado 29 de abril en la Universidad Autónoma de Barcelona su tesis doctoral “La accesibilidad en evolución: la adaptación persona-entorno y su aplicación al medio residencial en España y Europa”.
Te dejamos aquí una breve introducción al contenido de la tesis (enlace al blog de Acceplan).

Si te ha resultado interesante esta entrevista nos gustaría que nos ayudárais a difundirla a través de vuestras redes sociales.