Barry-ginley_interview_900

Barry Ginley. Responsable de inclusión social y discapacidades del Victoria & Albert Museum de Londres

“Si prescindes de una parte de la sociedad, estás limitando tu oferta y tu impacto”

La incorporación de la visión inclusiva y la colaboración con otras organizaciones comprometidas y proactivas en el campo de la accesibilidad son dos factores distintivos del Victoria & Albert Museum, el museo de artes decorativas más grande del mundo. Al margen del porcentaje de visitantes que presentan algún tipo de discapacidad, el responsable de inclusión social apela a la lógica comercial más fundamental: “Si prescindes de una parte de la sociedad, estás limitando tu oferta y tu impacto”.

P.- ¿Cómo se sitúa el museo en relación a la accesibilidad y el diseño inclusivo? ¿Cómo valoráis los resultados obtenidos?

R.- El V&A implementó el primer Plan de Acción para Discapacitados en el 2004. Dejaba constancia de todo lo que el museo debía aplicar para cumplir la ley y ser proactivo en accesibilidad de los servicios para todos los visitantes. La media de público que declara tener alguna discapacidad es del 6%, aunque el porcentaje seguramente es superior, teniendo en cuenta que hay gente que no considera, asume o  declara tener ninguna.

P.- ¿En qué momento incorporáis la inclusión en el desarrollo de un proyecto?

R.- Intentamos integrar la accesibilidad en todos los ámbitos desde el principio para favorecer una alta calidad de la interpretación y reducir los costos de planificación e implementación. Cuando no es posible, hacemos los ajustes necesarios.

P.- ¿Es fácil encontrar expertos en marketing y diseño inclusivo?

R.- Pueden encontrarse consultores a través del Registro Nacional de Asesores en Accesibilidad, que están acreditados y garantizan el cumplimiento de la ley y los estándares británicos.

P.- ¿Los sectores del turismo, el ocio y la cultura, dan suficiente importancia a los conceptos de inclusión y accesibilidad?

R.- Las entidades del sector cultural conocen los requisitos, pero no siempre saben cómo cumplirlos y a menudo me piden consejo, asesoría o algún tipo de servicio. En el ámbito de los deportes, las cosas han mejorado en los últimos diez años, los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres hicieron subir el listón de la accesibilidad a través de la aplicación del diseño inclusivo en todos los servicios y espacios, pero es necesario seguir trabajando en ello. El sector turístico avanza lentamente.

P.- ¿Cuál es el papel del usuario en el desarrollo de productos o servicios inclusivos?

R.- Se debe contar con ellos cuando se prueban los productos, pero la persona responsable debe tener un bagaje en accesibilidad. Hemos comprobado que un mismo grupo de usuarios puede dar respuestas muy diversas a los test de usabilidad y, si el especialista no sabe cómo extraer los puntos en común, la accesibilidad se resiente.

P.- ¿Qué es necesario para avanzar hacia el modelo social de la diversidad?

R.- Seguramente hay demasiada información de dominio público, que puede terminar por confundir a los individuos y a las organizaciones. Hay manuales de accesibilidad para museos y galerías y normativas de aplicación de la ley que en algún punto se contradicen, pero en el Reino Unido, los Estados Unidos y algunas zonas de Europa vamos veinte años por delante de los estándares que se están fijando en otros lugares.

P.- ¿Las leyes son efectivas y suficientes?

R.- La legislación funciona hasta cierto punto. En los Estados Unidos la ley es ambiciosa, pero en la práctica se ha conseguido muy poco. En el Reino Unido era pobre, pero la aplicamos y los derechos de los discapacitados han mejorado en los últimos veinte años.

P.- ¿Cómo repartirías la responsabilidad entre los diferentes actores implicados en la accesibilidad?

R.- Todos son importantes: diseñadores, centros de formación e instituciones de diseño, empresas, administraciones públicas y ciudadanía. Todos deberían contribuir. Si prescindes de una parte de la sociedad, estás limitando tu oferta y tu impacto.

P.- ¿Qué argumentos utilizarías para promover el diseño inclusivo?

R.- Lo que funciona para las personas con discapacidad funciona para todos. Tanto los arquitectos como los diseñadores deberían haber hecho siempre diseño inclusivo. La funcionalidad -de qué modo la gente utiliza un determinado entorno- es tan importante como la estética del entorno.

Fotografía:
Licencia de Creative Commons
Individual by Dean Ayres is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.flickr.com/photos/deano/89253703/in/faves-29347418@N08/.
Obra original:
‘A Captive Audience?’ de David Reekie, Victoria and Albert Museum

Si te ha resultado interesante esta entrevista nos gustaría que nos ayudárais a difundirla a través de vuestras redes sociales.